¿Son necesarios los seguros para perros peligrosos?

En 2016 se pusieron más de 1.400 denuncias a propietarios de perros potencialmente peligrosos (PPP), mientras que el año anterior no llegaron al millar. La mayoría de sanciones son para llevar el animal sin bozal, no tener el seguro de responsabilidad civil o la licencia municipal. Los propietarios de un perro considerado potencialmente peligroso tienen más obligaciones. No sólo tiene que ir ligado y con bozal, sino que también hay que pedir una licencia municipal y contratar un seguro de responsabilidad civil, también conocido como seguro ppp. Además de esto, como el resto de población canina, tiene que estar censado e identificado con un chip.

Pero no todo el mundo respeta el ordenanza municipal sobre la tenencia responsable de animales. La Guardia Urbana interpuso el 2016 más denuncias que el año anterior, en concreto un 67 % más. El año pasado se multaron 501 amos porque el perro no traía bozal (respete las 334 del 2015), 219 para no tener licencia (el 2015 fueron 146) y 217 para no tener el seguro (136 el año anterior).

Aumentan las razas de perro peligrosas

El número creciente de sanciones se explica, en parte, por el aumento de perros potencialmente peligrosos en el censo de Barcelona. En cuatro años, prácticamente se ha doblado la cifra. La normativa municipal incluye en la clasificación de PPP la Akita inu, el terrier de Staffordshire americano, el bullmastiff, el doberman, el dog argentino, el dog de Burdeos, el hila brasileño, el mastín napolitano, el pitbull terrier, el persa canario, el rottweiler, el staffordshire pitbull terrier y el tosa inu.

Una realidad que se refleja en el Centro de Acogida de Animales de Compañía. De los 150 perros que tienen, alrededor de una sexagésima son de los cualificados como potencialmente peligrosos. Anna Ortonovas, la máxima responsable del Departamento de Protección de Animales del Ayuntamiento, reconoce que “cuesta más adoptar un PPP ante otros perros por todos los trámites de la licencia, porque se tiene que llevar con bozal… y esto ocasiona que la adopción de estos animales se estanque y las entradas no paran”.

Las medidas son ineficaces y estigmatizan

Los profesionales consideran que la ley estatal del 1999 que regula la tenencia de los PPP “estigmatiza estos animales”. Desde el Colegio de Veterinarios de Cataluña se quejan que estas medidas no han conseguido reducir los accidentes y que son totalmente ineficaces.

Jaume Fatjó, miembro de la junta de gobierno del Colegio, es contundente: “muerden todos los perros y en las estadísticas no hay evidencias de que los accidentes por mordisco se concentren en los perros tipificados como potencialmente peligrosos. El 60 o 70 % de accidentes tienen lugar en casa y el perro muerde a familiares o conocidos.” Por eso se queja que todas las medidas que prevé la ley están en la calle y reclama que se derogue esta.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *