¿Qué características debe tener una residencia de ancianos?

Cuando llegado el momento decidimos ingresar a un miembro de nuestra familia en una residencia de ancianos, ya sea por salud, como por cualquier otro motivo, nos asaltan un montón de dudas y temores. Queremos que nuestro ser querido se encuentre en las mejores condiciones posibles y que además de ser cuidado de forma excelente sienta el calor que haga de este lugar su nueva casa.

A la hora de elegir una residencia en Terrassa debemos asegurarnos de analizar varios puntos para tener claro que es el lugar donde queremos que viva nuestro familiar.

Higiene

Que las condiciones de salubridad e higiene sean óptimas es algo básico ya que la gente mayor tiene el sistema inmunitario más débil y la suciedad puede implicar más posibilidades de contaminación de virus o bacterias. De la calidad de la higiene podemos asegurarnos preguntando por los protocolos de limpieza del centro y de sus ancianos, además cuando lo visitemos podremos comprobarlo por el aspecto y olor.

Accesibilidad

Muchos ancianos han perdido parte de su movilidad con el paso de los años o el desarrollo de diferentes enfermedades y necesitan sillas de ruedas, muletas o andadores para poder moverse. Es fundamental que la residencia esté adaptada a este tipo de posibles condiciones, debe tener ascensores, rampas y amplios espacios para poder circular.

Atención personalizada

Es muy importante que en la residencia se preocupen por conocer perfectamente el historial del paciente, los motivos por los que vive en una residencia y de esta forma atenderle según sus necesidades y condiciones.

En el mundo de la gerontología esto se gestiona elaborando un PIAI: un Plan Individual de Atención que se ha de revisar periódicamente.

Equipo de profesionales

El equipo humano al final es lo marca la diferencia, pues por muy buen equipamiento o instalaciones que se tengan, si falla el trato con los profesionales, ya no vale nada. Conocer el tipo de profesionales que hay en el centro es importante, si además de gerocultores, hay médicos, enfermeros, psicólogos o fisioterapeutas, le aporta un plus.

Alimentación

Las personas mayores suelen tener déficits de vitaminas o nutrientes, por lo que necesitan menús adaptados. Conocer los tipos de menús que cocinan, la calidad de la comida y su origen, o si hay posibilidad de comer a diversas horas, es fundamental.

Proceso de acogida

Pasar de vivir en tu propia casa a vivir en una residencia geriátrica es un cambio muy drástico, así que como en las guarderías, cada vez más residencias de ancianos cuentan con un protocolo de adaptación para que el paciente no se vea abrumado por el cambio.

Localización

Por ultimo, el lugar donde está ubicada la residencia es muy importante, debe estar lo más cerca posible de la mayoría de la familia, para poder realizar visitas de manera constante, y también cerca de un hospital o centro médico por si ocurre alguna emergencia sanitaria. Además, que se encuentre en un entorno rodeado de naturaleza y vegetación aportará un plus de bienestar.