Cómo mejorar la ergonomía en tu mesa de trabajo

Para rendir lo suficiente y asegurar un buen estado de salud, la ergonomía en la oficina es un aspecto indispensable que contribuye de manera precisa en la pertinente adaptación del puesto del trabajo a las características del operador, por tanto, esta especialidad se ocupa de ofrecer ambientes pertinentes en los que elementos como sillas, mesas y mobiliario en general sean los correctos para contribuir al bienestar del trabajador.

En este sentido, mejorar la ergonomía de la mesa consola extensible aparece como una necesidad latente a la que se debe prestar gran atención debido a las implicaciones que trae esta herramienta para el desempeño, y es que de no se lo suficientemente confortable el operario terminará exageradamente agotado disminuyendo por ende la calidad de su actividad.

Claves ergonómicas para una mesa de oficina

Además de incrementar la productividad, un buen escritorio evitará lesiones en la espalda e incrementará la motivación del empleado, de manera que además de asegurar su estética, es determinante analizar el diseño desde el punto de vista ergonómico bien sea para elegirla o para adaptarla.

De acuerdo al material de escritorio que deberá disponerse en la superficie inicia entonces los primeros parámetros para determinar si dicha mesa cubre o no con las necesidades. Cada objeto debe tener su espacio y ser distribuido aplicando las distancias adecuadas, esto en términos de orden y de facilidad para la manipulación.

De otro lado, la persona debe poder moverse con facilidad, no debe chocarse con los bordes pues lo correcto es que se adapte a las características físicas de estatura y complexión de quien la utilizará. Las mesas regulables en altura suelen ser las mejores ya que es cuestión de ajustarlas de acuerdo a los requerimientos de quien vaya a hacer uso de ellas.

Otros detalles a tener en cuenta

Tanto si se trata de una mesa de despacho, un escritorio tradicional o una mesa exclusiva para el computador, esta debe disponer de medidas precisas en lo que respecta a fondo y ancho para que la silla se ajuste de manera pertinente y para que el trabajador por decirlo de alguna manera, no se sienta encerrado y limitado en sus movimientos.

En lo que tiene que ver con la estética, la idea es crear un conjunto armónico que ayude a que la oficina sea un espacio agradable pues lo cierto es que estamos hablando de un lugar en el que se estará la mayor parte del tiempo. Una mesa demasiado grande o muy pequeña suele ser sinónimo de muchas ventajas, así que debe pensarse en que pueda ayudar a garantizar una buena postura y que las muñecas puedan ser apoyadas; sin darle más vueltas al asunto, el mejor escritorio es el que impide que la columna vertebral se deteriore.